16 mar. 2012

El retozo japonés




Una de las cosas que más me han descolocado siempre del manga y del anime es la imagen de la sexualidad que transmiten de su país. Durante mi tierna adolescencia, con las hormonas en plena efervescencia y aún desconocedora del hentai y de toda la bizarría japonesa, alucinaba al ver cómo los personajes de mis cómics favoritos se excitaban ante ideas tan estúpidas como beber del mismo amado que la persona amada, el conocido "beso indirecto". ¿A qué se debe tanto drama? ¿Miedo a contraer hepatitis? ¿Realmente son así? Si esto ocurriera en España habría veinte hijos por persona.

Unos años después, gracias a mi módem de 56k, descubrí el perturbador mundo del hentai y la pornografía japonesa. ¿Cómo era posible que el mismo país transmitiera dos conceptos tan distintos de si mismos? No podía creer que las mismas manos que se emocionaban al rozar la piel del brazo de una japonesita fueran las que se masturbaran viendo cómo una joven era violada por miles de tentáculos extraterrestres o por las relaciones incestuosas de una madre y su hijo. ¿Es que estamos locos? ¿Qué es esa falta de coherencia?

Poco a poco llegué a la conclusión de que la sociedad japonesa, en realidad, estaba sometida a una fuerte represión sexual que les llevaba a fantasear con la primera idea delirante que se pasara por sus maltrechos cocos, consecuencia clara de la fermentación del esperma en el escroto hasta convertirse en queso y de los gases tóxicos que llegaban al cerebro durante el proceso. Ante esa situación es justificable cualquier cosa. A falta de sexo buenas son tortas, pescados, bukakes y ornitorrincos. ¿Verdad?

Pues no. El otro día, trasteando por Internet, di con un documental de Documentos TV que trata el problema de la sexualidad en Japón: "El imperio de los sin Sexo".

Dada mi experiencia previa con la cultura sexual del país, he de decir que el título no me extrañó lo más mínimo. Admitidlo, ninguna persona en su sano juicio pensaría que un ser humano con una sexualidad plena consideraría erótico mujeres lamiendo pomos de puertas, practicando el sexo con marisco o la compra-venta de braguitas usadas en máquinas expendedoras.

Efectivamente, este documental confirma mi hipótesis de que en Japón no se retoza. Es el país con mayor abstinencia sexual del mundo y con la frecuencia más baja (a la espera de la independencia del País Vasco). Un tercio de los japoneses no practica el sexo, un tercio de los jóvenes de entre 20 y 30 años afirman no estar interesados en él y entre un 60 y un 70% de las parejas de más de 40 años no se tocan ni con un palo. ¡Ni con un palo! ¡Con la cantidad de cosas que podrían hacer con un simple palo! ¡Y teniendo un kamasutra japonés

Sin embargo, y es en este preciso punto en el que la realidad me abofetea con todo su ímpetu y poderío, los japoneses no lo hacen porque no quieren, no porque la sociedad les reprima. Es el puto mundo al revés. Mientras aquí somos las féminas las que ponemos excusas baratas para detener el deseo masculino, en el país nipón son los hombres quienes eluden la libido de sus compañeras con la excusa de estar muy cansados... pero no porque no tengan ganas en ese preciso instante. No, ellos prefieren darse al arte del auto-amor en sexshops especializados o dejarse tratar profesionales. Todo porque es más fácil, requiere menos esfuerzo y no tienes que preocuparte del placer de la otra persona. Señores, a mi parecer, merecen morir lenta y dolorosamente a manos de sus parejas a la vez que éstas merecen una colleja por seguir con vosotros.

El documental concluye con la gran pregunta: ¿Japón es muy diferente o, sencillamente, va por delante?

Criaturica... ¿Cómo me puedes plantear semejante pregunta? ¡Si se van a extinguir! Soy japonesa o me encuentro en tal situación y emigro, emigro a dónde sea, a un lugar lejano en el que los hombres no hayan perdido las ganas de croquetear, en el que aún prefieran la carne real a la silicona de una Love Doll y en el que el placer de la otra persona importe tanto como el propio. ¿Qué es una relación sin sexo? ¡Vete a vivir con tu madre y no me hagas perder el tiempo!

Y para el que le interese el documental...



11 comentarios:

  1. la entradas sobre sexo han aumentado exponencialmente este año XD

    ResponderEliminar
  2. La culpa es del jefe que se ha ido de vacaciones. xD

    ResponderEliminar
  3. Extrañamente me he fijado que cuando no postea Arthur nuestras entradas no aparecen en el blogroll lo cual es un problema xD.

    También he de decir después de leer tu literato que me parece absurdo e inhumano que un hombre no este las 23 horas del día (una hora de comodín al menos xD) preparado para empotrar cualquier fémina que así lo desee.

    P.D: Hace tiempo escribí en mi blog una entrada similar http://lavidaesinfinito.blogspot.com/2011/12/japon-el-pais-con-falta-de-sexo.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tambien te diré que incluso me da fallos al publicitarlos en la pagina de facebook, y eso me parece mas raro aun.

      Eliminar
    2. A mí también me ha llamado la atención que no me hubiera salido tu post en el reader. xD

      Eliminar
  4. A mi me parece demasiado raro que existan seres humanos asi. Si fuera 1 japones entre un millon que no quiere tener sexo, lo veria normal...lo veria normal por que los anormales existen y eso es lo que realmente doy por hecho. Lo que no entiendo es como un pais entero de hombres no quieren tener sexo, cuando el instinto masculino va por encima de la sociedad o religion, incluso entre distintas especies, los machos siempre quieren copulr con hembras, por lo que los machos de cualquier especies jamas negarian tener relaciones. Mi conclusion es que no solo no son humkanos, sino que no son de este planeta. Vienen de una galaxia donde las hembras buscan a los machos y donde el sexo con cualquier cosa menos con especies de tu misma raza, es lo normal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También existe la posibilidad que en los primeros días de vida en todos los hospitales japoneses unos cirujanos locos procedan a efectuar un cambio de sexo a todos los recién nacidos xD

      Eliminar
    2. Todo ser humano, independientemente del género, quiere retozar. Es normal, da gustito. :3

      Son gente muy extraña... ahora se plantea la cuestión de si vale la pena tener como ídolo sexual a algún cantante de J-Pop o actor japonés... al fin y al cabo hay una probabilidad bastante alta de que prefiera su mano derecha a la tuya.

      En fin... hombres, quien los entienda que los compre.

      Eliminar
  5. jamas entendere tales costumbres tan extravagantes de la sociedad oriental,con lo avanzados que podrian ser en ese sentido...
    yCOMO COÑO S ELES PASA POR AL CABEZA ESO DE NO TIRARSE A SU PAREJA CUANDO ESTA LO PROVOCA!!!aui aunqe estes cansado o enfermo si ella quiere uno no se le puede negar

    y por ultimo y mas importante ajajajjaja VOI A MUDARME A JAPON,A VER SI SATISFACIENDOLAS PUES MOJARE MAS QUE AQUI(es decir mas que nada) ajjajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Harás un bien social a Japón, evitarás su extinción y el enloquecimiento de miles de mujeres.

      Eres un buen samaritano. :_)

      Eliminar